Connect with us
[the_ad id="3985"]

Pacientes

El consumo de flor versus los concentrados

Los concentrados de cannabis han ido ganando popularidad por muchas razones, desde su potencia alta hasta la facilidad de su consumo

Por Limary Ríos Camacho, MD

Dispensarios 420

Los concentrados de cannabis han ido ganando popularidad por muchas razones, desde su potencia alta hasta la facilidad de su consumo.  

Los concentrados son una buena opción para quienes necesitan un efecto más fuerte o aquellos que no quieren inhalar el humo que se genera al calentar o quemar la flor a temperaturas más bajas.

La flor de la planta de cannabis es rica en nutrientes y propiedades medicinales. Esta es la razón por la cual se conoce como cannabis medicinal. La mayor parte de estos compuestos beneficiosos se producen dentro de las glándulas de resina de la planta. 

La resina se extrae del material de desecho de la planta de cannabis. Esta resina contiene cannabinoides, que le dan a la planta su beneficio terapéutico y terpenos que proporcionan a cada planta un olor y sabor distintivos.

Los concentrados se elaboran a partir de la savia de las plantas de cannabis para aislar los compuestos orgánicos más potentes. Dado que los ingredientes activos en los concentrados sobresalen más, los consumidores suelen usar una cantidad menor que cuando consumen flores de cannabis, ya que una pequeñísima cantidad hace un mayor efecto. 

Hay muchos tipos de concentrados de cannabis disponibles, cada uno de los cuales tiene sus características únicas. 

Las flores y los concentrados de cannabis tienen diferentes ventajas. La flor es excelente para una experiencia de consumo clásica, pero los concentrados te darán mayores cantidades de THC. Las diferencias más significativas entre la flor de cannabis y el concentrado son sus niveles de potencia y sabor. 

La ventaja esencial de usar flores de cannabis es que tienen más sabor, ya que los métodos de extracción tradicionales alteran el sabor de la planta.

El mundo del dabbing

El dabbing se refiere al consumo de concentrados mediante el uso de pequeñas plataformas de aceite (tradicionales y electrónicas), vaporizadores y diversos accesorios de vidrio y acero. 

El mundo del “dabbing” se ha puesto cada vez más de moda en los últimos años, dando lugar a un sinfín de opciones de personalización cuando se trata de diferentes tipos de equipos de “dabbing”. Algunos consumidores usan clavos electrónicos para calentar su “dab” a una temperatura específica, con el fin de alcanzar el punto de ebullición de ciertos terpenos en específico.

El wax es alto en THC

El wax es uno de los concentrados más populares, por su alto contenido de THC. Una planta de cannabis puede tener un contenido de THC de 30%, mientras que muchos concentrados de “wax” pueden tener hasta 90%. Se puede vaporizar, se puede consumir por el método de dabbing o se puede combinar con la flor.

Un wax de alta calidad puede carecer o poseer poco butano y tener una gran cantidad de THC. Además, como a través del dabbing se convierte en vapor, este método potencialmente reduce el riesgo al daño pulmonar ya que no se está alcanzando combustión. Su efecto es casi inmediato, lo cual es un método perfecto para aliviar dolor crónico, insomnio, ansiedad, náuseas, y con menos efectos secundarios al sistema respiratorio.

La autora es MD y propietaria de Dispensarios 420, Carr #1 km 30.9 (frente a Caguas Expressway Motors) Tel. (787) 378-5463

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Twitter

Facebook