Connect with us
[the_ad id="3985"]

Cooltura

Orejitas para cocinar con cannabis

Los comestibles funcionan de manera distinta en cada paciente, considerando la tolerancia al THC, el metabolismo y el contexto del día

Los comestibles son el método que más demora en hacer efecto, pero el que más se prolonga en el cuerpo.

Por Gaddiel Francisco Ruiz Rivera
Especial para Crónicas

San Juan, 1 de septiembre de 2021 – Los comestibles son tan temidos como amados por los pacientes de cannabis medicinal. El temor se debe, cuando iniciamos el uso de comestibles, en desconocer las dosis correspondientes a nuestro cuerpo en los momentos adecuados. 

Los comestibles son el método que más demora en hacer efecto, pero el que más se prolonga en el cuerpo. En tu casa, haciendo tu propia infusión, puedes experimentar añadiendo tu aceite con cannabis a distintas recetas. Te comparto tres consejos para que puedas experimentar con infusiones. 

CONOCE TU SISTEMA

Los comestibles funcionan de manera distinta en cada paciente, considerando varios factores: tu tolerancia al THC, tu metabolismo y el contexto del día. Un comestible comienza su efecto entre 45 minutos a dos horas posteriores a su ingestión y su efecto puede durar entre dos a ocho horas, según sea su potencia. Si tu sistema procesa las grasas o azúcares de forma lenta, requerirás una dosis mayor y más tiempo en realizar la digestión para que comiencen sus efectos, según sea azucarado o graso. 

Las cápsulas y la ingestión directa de aceites son la forma comestible de más rápida acción, puesto que el cuerpo no se esfuerza en procesar otros nutrientes. De modo que, si deseas un efecto suave al cuerpo, puedes repartir tu dosis en uno o más elementos de tu comida. De igual forma son rápidos los comestibles líquidos.

¡ESCALONA TU DOSIS!

Muchas personas comen de cantazo varios comestibles, sea porque saben ricos o porque ‘no les hace ná’ y luego llega el efecto retroactivo de todo lo ingerido. 

Para escalonar tu dosis, es importante conocer la potencia de tu infusión. Controla durante el proceso el cálculo aproximado en miligramos(mg) de THC y/o CBD en tu infusión. Imaginemos que haces una panetela de guayaba con una taza de mantequilla con 100 mg y divides la bandeja en 10 pedazos. Cada pedazo tendrá 10 mg. 

Una vez conoces la cantidad que satisface tus necesidades, si deseas prolongar el efecto, escalona tu consumo a la mitad de la dosis anterior y no lo hagas sino hasta que haya comenzado su efecto. 

Puedes iniciar tu exploración con las jeringuillas comestibles de tumedicina, las cuales contienen aceite infusionado listo para añadir en alimentos preparados o recetas en dosis numeradas.

NO SOBRECALIENTES TU THC

Aunque lo mejor es iniciar tu exploración con recetas que ya conozcas, mantenlo siempre en menos de 325 ºF. Si sobrecalientas tu infusión, parte del THC se evapora y parte se transformará, reduciendo tu cantidad final. 

RECETA DE CILANTRO MAYO

Explora la siguiente receta combinando en tu licuadora lo siguiente: una mayonesa de tu selección, un ramo de cilantro fresco, un diente de ajo (preferiblemente cocido), jugo de un limón, sal y comino al gusto. 

Añade una cucharada o dos de tu infusión o una jeringuilla de cannabis medicinal comercial.

¡Disfruta!

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Twitter

Facebook